Archivos de la categoría Blog

Disfunción Cráneo-Mandibular

Lo primero que hemos querido compartir en nuestro blog es alguna información acerca de la cada vez más frecuente Disfunción Cráneo-Mandibular. En Clínica Dental Jornet somos especialistas y valoramos mucho el autoconocimiento y motivación del paciente para el éxito clínico. Para ello disponen de un cuestionario en el que fácilmente uno se puede hacer una idea de en qué consiste la Disfunción Cráneo-Mandibular (Trastornos Temporo-Mandibular) así como unos consejos y autocuidados.

¿Padece Usted algún Trastorno Temporo-Mandibular?

Estas son algunas preguntas que le ayudarán a saber si puede padecer algún Trastorno Cráneo-Mandibular propuestas por Academia Dental Americana para un Auto-Screening:

  • ¿Presenta dificultad y/o dolor al abrir la boca, por ejemplo al bostezar?

 

Si No
  • ¿Se le queda la mandíbula bloqueada, fija o salida?

 

Si No
  • ¿Tiene dificultad y/o dolor al masticar, hablar o utilizar la mandibula?

 

Si No
  • ¿Nota ruidos en las articulaciones mandibulares?

 

Si No
  • ¿Suele sentir rigidez, tirantez o cansancio en los maxilares?

 

Si No
  • ¿Tiene dolor en los oídos o alrededor de ellos, en las sienes o las mejillas?

 

Si No
  • ¿Padece con frecuencia cefaleas, dolor de cuello o dolor de dientes?

 

Si No
  • ¿Ha sufrido recientemente algún traumatismo en la cabeza, cuello o mandíbula?

 

Si No
  • Ha observado algún cambio recientemente en su manera de morder?

 

Si No
  • ¿Ha sido tratado anteriormente por algún dolor facial inexplicable

o algún problema de la articulación temporomandibular?

 

Si No

 

disfuncion1

Informacion y Autocuidados para pacientes con patología de ATM

Para la prevención y el tratamiento de la disfunción de la A.T.M. el objetivo final es que los dientes superiores contacten con los inferiores durante 20 minutos como máximo, en 24 horas y que todos los músculos de la cara y lengua permanezcan relajados.

1.- El reposo de la musculatura y la articulación temporomandibular evitará el desgaste y ayudará a la recuperación y regeneración de los tejidos.

  • Alimentación blanda. Masticación simétrica en apertura y cierre, sin movimientos excesivos mientras no te digan lo contrario. Una dieta blanda disminuye el esfuerzo que deben hacer la articulación y la musculatura y permitirá que se recuperen antes y estén sanas. (en caso de dolor agudo 2 semanas mínimo).
  • Alimentos como el chicle, frutos secos o comidas duras irritan la articulación y fatigan los músculos.
  • Evita abrir mucho la boca para comer; no comas manzanas, melocotones o peras a mordiscos, ni bocadillos gruesos o córtalos en trocitos pequeños.
  • Controla los bostezos y evita las aperturas bucales forzadas al máximo, con ello protegerás los ligamentos articulares y evitarás quedarte con la boca bloqueada y sin poder cerrarla.
  • Evita vicios como morderse las uñas o los labios, morder lápices…
  • No sujetes con el mentón el teléfono, ni toques instrumentos que fuercen la postura.
  • No te muerdas las uñas, ni otros objetos como lápices o bolígrafos.
  • Evita morderte las mejillas o labios
  • Evita los malos hábitos de la lengua (morderla, interponerla entre los labios al trabajar, etc.)
  • No cierres la mandíbula con fuerza apretando los maxilares, esto desgasta los dientes y comprime la articulación (control consciente del apretamiento dentario). Es de gran ayuda la colocación de marcas en los sitios en que se contrae la mandíbula (coche, oficina o cocina), como puntos rojos. Cuando te des cuenta de que aprieta o rechina, suelta la mandíbula y déjala flotar relajándola con un ligero movimiento.
  • Mantén la mandíbula relajada. La posición de reposo de la mandíbula es con los dientes ligeramente separados.
  • Relaja los músculos de la cara y boca, procurando no contraer permanentemente los labios, el mentón o las mejillas, ya que esta actividad sobrecarga los músculos y comprime la articulación (control consciente de la contracción muscular). Los dientes no deben estar en contacto más de 20 minutos en 24 horas.

2.- Adopta siempre una postura corporal adecuada.

  • Evita malos hábitos posturales, tanto en la posición de pie como sentado o acostado (para ver la televisión, para trabajar, para estudiar, para escribir en el ordenador, etc.); la espalda debe estar completamente apoyada en el respaldo de la silla. Evita las posiciones avanzadas de la cabeza y procura caminar bien erguido y con la barbilla pegada al pecho.
  • Duerme boca arriba o de lado con uan almohada adecuada que soporte bien el cuello y los hombros; no duermas boca abajo.
  • Realiza ejercicio físico que te resulte agradable una hora diaria, 4 veces a la semana como caminar, bicicleta, natación, remo u otros.
  • Haz gimnasia al menos 3 veces por semana, procurando estar en buena forma física.
  • Practica los ejercicios de reeducación funcional :
  • Programa 6×6
  • Ejercicios de estimulación de la respiración diafragmática (3 a 5 minutos cada hora en las fases de dolor agudo)
  • Ejercicios posturales: malar, esternal, etc.
  • Ejercicios de lingualización.
  • Ejercicios de corrección de la desviación mandibular
  • Ejercicio de mandibula flotante (tic tac).

3.- Controla o evita el estrés. Trabaja cómodo. Mantén la espalda erguida y cambia la altura del asiento regularmente.

  • No tomes excitantes como café, té, refrescos de cola, chocolate y alcohol.
  • No fumes o procura fumar menos.
  • Procura dormir de 7 a 8 horas diarias, con un horario fijo y en las condiciones adecuadas. Duerme boca arriba con los brazos extendidos a los largo del cuerpo con una almohada cómoda.
  • Escucha antes de dormir música suave y mientras lo haces deja que tu mandíbula flote balanceándola levemente. Respira pausada y profundamente.
  • Evita situaciones estresantes y en caso de no poder eludirlas, minimízalas o transfórmalas.
  • Dedica tu tiempo libre a pasatiempos o aficiones que como lectura, música, cine, etc. Tómate los problemas con filosofía y tranquilidad y procura distraerte. Procura ser feliz o procura ayudar a los demás.
  • Aprende a relajarte o a procesar sanamente tus emociones (entrenamiento autógeno de Schlutz, yoga…) tres veces al día, por la mañana, antes de comer y antes de cenar.

4.- Férula

  • Ponte la férula tal y como te han indicado. Normalmente debe colocarse durante la noche, mientras dormimos, pero en ocasiones debe colocarse duranbte el maximo de hora posible. La férula relaja la musculatura y descomprime los tejidos articulares.

5. – Tratamiento farmacológico en caso de dolor en las fases agudas:

  • Paracetamol, Diclofenaco, Dexketoprofeno trometamol, Metamizol…
  • Cremas o sprays con fármacos analgésicos antiinflamatorios tópicos ayudar a pueden calmar el dolor y relajar la musculatura efectuando un ligero masaje.

6.Remedios caseros

  • La aplicación local de calor húmedo durante 15-30 minutos, favorece la relajación muscular. Un baño de agua caliente antes de ir dormir ayuda a relajar toda la musculatura corporal.
  • Si el dolor no se calma con calor húmedo puedes alternarlo con con hielo (alternar la aplicación de hielo y calor, 1 minuto de calor, 1 minuto de hielo, así sucesivamente 6 veces cada uno, descansar media hora y si es necesario repetirlo).

7. – Fisioterapia, masajes, kinesioterapia, los ultrasonidos, T.E.N.S., osteopatía, etc por un especialista.